Dirección por objetivos

Presentamos a continuación una nota del Consultor Industrial Antonio Carrasco sobre la importancia de la dirección por objetivos en el trabajo.


direccion por objetivos en el trabajo

Foto de: itc.corrientes.gob.ar

La dirección por objetivos sigue cosechando éxitos y ha evolucionado desde los años 50, ajustándose a la actualidad de estos tiempos.

La condición imprescindible para fijar los objetivos es que cada uno de ellos sea medible, realizable y limitado en el tiempo. Si no se pudiera cumplir con estas premisas, puede ser que el objetivo se convierta en una utopía, que genere un desgaste innecesario que puede traer problemas y al final desmerecer una herramienta tan importante.

Los objetivos se pueden fijar en todos los sectores de una empresa (en el área comercial, producción, desarrollos de nuevos productos, recursos humanos, finanzas). Siempre hay que evaluar correctamente las posibilidades de llegar a cumplir el objetivo con la mayor eficiencia.

Los períodos que se fijan para lograr un objetivo van a depender del tiempo que se estima ocupará el desarrollo del mismo. Pero en periodos cortos, trimestrales o cuatrimestrales se han obtenidos los mejores resultados, y el hecho de cumplirlos ha sido un elemento motivador para los equipos de trabajo.

Es obligación de los participantes no perder la visión sobre el resto de sus tareas, ya que pueden surgir efectos secundarios en el trabajo por descuidar los otros asuntos importantes que están fuera de los objetivos y que son necesarios para llegar a la meta.

Es de suma importancia acortar los tiempos de control de los objetivos para permitir hacer las mediciones de avance en tiempo real, con el fin de poder colaborar con quien se encuentre atrasado y así llegar a cumplir en tiempo con el objetivo fijado, tratando de evitar dentro de lo posible reprogramaciones.

El apuro por cumplir el objetivo nos obligará a tener un efectivo control del avance, para evitar apurar los plazos u omitir procesos para cumplir los plazos corriendo riesgos de calidad en el resultado final.

Estas metodologías de gestión -una vez incorporadas en la cultura de una empresa y mantenidas en el tiempo- generan mejoras económicas, productivas, de calidad, y constituyen recursos para la mejora continua, que será reconocida además por los clientes y posicionará mejor en el mercado como resultado final a la empresa.

Nota de Antonio Carrasco
Consultor Industrial
15-5871-8268
antonycarrasco@yahoo.com.ar
UCAP Nº 12268 Sepyme

Deja un comentario