Sillón Arcoíris, de Gicovate y Hernán Pratti

Difundimos información publicada por la revista 90+10 sobre el Sillón Arcoíris, una realización de Gicovate (socio de CAFYDMA) y el diseñador Hernán Pratti que resultó de la primera edición de Proyecto Deseo.

Sillón Arcoíris, de Gicovate y Hernán Pratti

Como resultado de la primera edición de Proyecto Deseo, del trabajo conjunto entre Gicovate y el diseñador Hernán Pratti, surgió el sillón Arcoíris, que ahora, evoluciona.

“En 2015, nos presentamos a la convocatoria abierta que realizaba Proyecto Deseo y tomamos el desafío de diseñar y producir conjuntamente con Pymes del sector mueblero”, nos cuenta el diseñador industrial Hernán Pratti, al frente del estudio Iconar. Como parte de la iniciativa que promueve FAIMA (la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines), en busca del próximo mueble argentino, Iconar comenzó a trabajar con Gicovate, una fábrica de sofás cama y juegos de livings.

“Surgieron varios conceptos después de visitar la fábrica e interactuar con Pablo, el propietario de Gicovate. La idea que fue tomando forma respondía a la necesidad de optimizar los espacios mínimos, donde un mismo producto puede ser un sillón o almohadón. Por otro lado -y ante la realidad de toda Pyme de ajustar costos-, reutilizamos los mismos arcos que ya producían en fábrica para otro sillón, y los reconvertimos con una tipología.

Para fines de ese mismo año, los primeros prototipos se hacían realidad. El acompañamiento de Beatriz Sauret (impulsora de Proyecto Deseo, junto a Carolina Martínez y Carolina Guerendiain) hizo que el equipo estudio Iconar + la Pyme Gicovate presentara en el 2016 el sillón Arcoíris, con un nuevo concepto para el sector del mueble”, continúa explicando Hernán.

Sillón Arcoíris, de Gicovate y Hernán Pratti

UN AIRCOÍRIS MEJOR

Frente a la segunda edición de Proyecto Deseo, nos enteramos que el original sillón Arcoíris sigue evolucionando, e intentando encontrar su lugar en el mercado del mueble argentino. A continuación, su diseñador nos comparte los pormenores de este camino.

“Vivir en espacios agradables es la aspiración de todos; en su logro se invierte gran parte de la energía de que disponemos. Sin embargo, en el escenario actual, las viviendas disponen de cada vez menos metros cuadrados para el hábitat y el esparcimiento en particular. Es por eso que es necesaria la creatividad como aglutinador de nuevas soluciones para esos espacios mínimos, para que la mezcla de sensibilidad y materia logren mejorar la relación entre las personas y su entorno, fortaleciendo el bienestar íntimo del hogar.

Porque detrás de un diseño se esconden un sinfín de decisiones que involucran problemáticas actuales (como las mencionadas antes), pero también están las de producción y el universo Pyme en un lugar del mundo llamado Argentina, con sus particularidades disociadas de la idea de diseño y sus beneficios de inventiva y resoluciones ingeniosas para salir adelante.

Sillón Arcoíris, de Gicovate y Hernán Pratti

Ese trabajo silencioso e invisible se esconde detrás de la mayoría de los productos con buen diseño. Cuando un nuevo concepto nace, deja resoluciones en stand by, en post de ver la luz; se consensúa la esencia de la idea con todos los actores del proceso, para salir al mercado y dejar de ser intangible (la idea) para pasar a ser tangible (el producto). En ese camino, quedan cosas y nacen nuevas ideas. Son despertares de la mente activa que sigue evolucionando la forma de diseñar, una evolución puesta al servicio de mejores productos, más competitivos.

Pero para eso, cómo todo buen vino, un buen concepto necesita reposo para que se asienten las ideas, para que crezca y tome carácter, evolucione y madure. Realce las mejores características y transforme los elementos disonantes en nuevas oportunidades de diseño.

Por eso evolucionamos el sillón Arcoíris. La estructura, la parte soportante del sillón ahora es de aluminio anodizado, gris mate. Mientras que los seis arcos, la parte soportada, dejan ver la madera interna, la cual está pulida y lustrada en mate, tanto en tonos claros como oscuros. El tapizado se reduce a sólo la parte donde el usuario se sienta, combinándose con la madera. La textura del tapizado varía a elección de cueros naturales o sintéticos. El sillón Arcoíris se presenta con madera oscura nogal o en tonos claros paraíso o haya. Estos últimos, con texturas de cuero blanco”.

La exposición de Proyecto Deseo tuvo lugar del 28 de abril al 14 de mayo en Buenos Aires Design (Av. Pueyrredón 2501, CABA); allí se mostraron 40 muebles innovadores, resultado del trabajo de 28 duplas de diseñadores y muebleros de Santa Fe, Buenos Aires, Mendoza y Salta. Al próximo mueble argentino, ¡salud!

Fuente y fotos: Revista 90+10

 

Comparte!


  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google Plus

Comments are closed.