La tarea del supervisor

Presentamos a continuación una nota del Consultor Industrial Antonio Carrasco sobre la tarea del supervisor.

Tarea del supervisor

Foto de proikos.pe

Ser supervisor significa “mirar desde lo alto”, con lo cual se obtiene una visión global. El supervisor debe tener un caudal de conocimientos y de experiencias; asume la responsabilidad de dirigir a un conjunto de personas para obtener resultados, alcanzar objetivos.
Las empresas necesitan supervisores pensantes, capaces de producir con altos niveles de productividad, dentro de un ambiente altamente motivador hacia sus colaboradores.

El supervisor debe planificar, organizar, dirigir, ejecutar; su trabajo exige constancia, dedicación y perseverancia. La supervisión es una actividad técnica y especializada, que tiene como fin fundamental utilizar racionalmente los elementos con los que cuenta la empresa (el hombre, la materia prima, los equipos, las maquinarias, las herramientas, recursos) para contribuir al éxito de la empresa.
El supervisor debe planificar, organizar, dirigir, ejecutar, y para ello debe tener constancia, dedicación, perseverancia y disciplina.

Los objetivos del supervisor son:
1- Mejorar la productividad.
2- Desarrollar un uso óptimo de los recursos.
3- Debe obtener mejores tiempos, bajar el scrap, encabezar la mejora continua.
4- Capacitar constantemente a los empleados de manera integral.
5- Debe estar pendiente de las actividades y el desempeño del personal.
6- Debe contribuir constantemente a mejorar las condiciones laborales.

El supervisor tiene una labor difícil y exigente; debe capacitarse continuamente, debe auxiliarse del sentido común, debe tener dedicación. Debe tener como características diferenciales: conocimiento del trabajo, conocimiento de sus responsabilidades, habilidades para instruir, habilidades para mejorar los métodos, habilidades para dirigir.
Sus funciones generales son: proyectar, programar, planificar el trabajo del día, establecer las prioridades, mantener el orden. Debe dirigir, saber delegar, tomar decisiones; debe tener buenas relaciones humanas. Debe mejorar constantemente al personal a su cargo, mejorar las aptitudes en el trabajo y apuntar a la calidad.

Los supervisores son solucionadores de problemas, toman decisiones permanentemente, corrigen las desviaciones de los planes. Un supervisor debe ser sensible a los cambios; debe estar dedicado a la reevaluación de los objetivos, métodos, materiales; debe capturar ideas y propuestas; debe determinar procedimientos y accionar, basándose en las necesidades de cada situación. El supervisor debe permitir que los trabajadores participen en la solución de los problemas.
Las características de un buen supervisor son: salud, energía, potencial de liderazgo; ser capaz de desarrollar buenas relaciones personales; tener conocimientos amplios del trabajo y competencias técnicas, capacidad de mantener el ritmo de trabajo, capacidades de enseñar, habilidades para resolver problemas, dedicación, confiabilidad y una actitud positiva siempre.

Nota de Antonio Carrasco
Consultor Industrial
15-5871-8268
antonycarrasco@yahoo.com.ar
UCAP Nº 12268 Sepyme

 

Si esta nota te gustó por favor ayudanos con una pequeña donación para poder seguir creando contenido de buena calidad. Con el valor de un dólar nosotros podemos hacer mucho!!!

Archivos