Bondades del uso de la madera en la construcción

Un estudio científico explica cómo el uso de madera mejora la calidad de vida de las personas.

Ya sea en la estructura de la vivienda, utilizada como revestimiento, aplicada a pisos o muebles por ejemplo, la madera ha mostrado grandes ventajas sobre otros materiales y muchos beneficios directos a los ocupantes del hogar. Según un estudio científico elaborado por la Confederación Española de Empresarios de la Madera (CONFEMADERA) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), a través del proyecto Vivir con Madera, la madera asoma como el material natural del siglo XXI.

Los estudios evidencian que la madera contiene propiedades que favorecen un estilo de vida más saludable. Por ello, el uso de madera en la vida cotidiana permite disfrutar de un mayor bienestar.

Sus propiedades ambientales son muchas; es sabido que la madera es un material renovable. En la Argentina, por ejemplo, más del 90% de la madera que utiliza la foresto-industria proviene de bosques de cultivo. Es un producto natural, es bio-degradable y reciclable, fija el carbono capturado del medio ambiente y la energía para producirla es mínima si se compara con otros elementos que reemplaza como el acero, aluminio, hormigón, etc.

A esto hay que sumarle el impacto beneficioso sobre los habitantes de un hogar, haciendo que su cadena virtuosa no deja de asombrar a los expertos. Según el estudio científico la madera posee cuatro beneficios concretos:

1. Confort acústico

2. Aislamiento térmico

3. Amortiguadora de impactos

4. Creadora de confort subjetivo

1. Confort acústico: Las conocidas propiedades acústicas de la madera influyen directamente sobre dos funciones importantes para garantizar el bienestar de las personas; mejora significativamente la calidad del sueño, y por ende reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias y potencia el rendimiento académico.

La madera constituye un excelente material de aislamiento acústico debido a su capacidad de reducción del tiempo de reverberación.

Existe una relación directa entre el aumento de la presencia de la madera en una habitación y la reducción de los tiempos de la reverberación. Es por esto que se trata de un material ampliamente utilizado como aislante acústico, por ejemplo, en estudios de sonido y grabación. Esta propiedad de la madera también puede beneficiar a la salud, ya que está comprobado que a menor reverberación, se consigue un sueño continuo y sin interrupciones.

Además, también se han llevado a cabo estudios en pacientes con deficiencias cardiovasculares en las salas de cuidados intensivos, que muestran cómo durante la noche, disminuye la amplitud del pulso, gracias a la relajación en ambientes con mejor confort acústico.

Por otro lado, diferentes estudios señalan que dormir menos de seis horas por noche aumenta el riesgo de padecer enfermedades coronarias un 18%. Dormir cinco horas o menos, aumenta el riesgo a un 39%. Mientras que ocho horas de sueño diarias contribuyen a mantener la salud del corazón.

Rendimiento académico: Estudios realizados en instalaciones universitarias demuestran que colocar paneles de madera en las aulas reduce el tiempo de reverberación y crea el confort acústico idóneo para el estudio. Además, reduce el ruido de las clases de alrededor y del exterior con lo que consigue aumentar la capacidad de concentración de los alumnos y mejorar su rendimiento intelectual.

2. Aislamiento térmico: La estructura microscópica de la madera se caracteriza por la abundancia de células huecas que dan como resultado una baja conductividad térmica. El aislamiento térmico está directamente relacionado con la salud, ya que el mantenimiento de la temperatura corporal tiene efectos beneficiosos sobre el bienestar de las personas.

Estudios señalan que los pisos de madera, como los que se instalan en guarderías, propician el confort térmico del niño mientras gatea, favoreciendo la interacción con la superficie y como consecuencia, estimulando el aprendizaje psicomotriz de los infantes. De esta manera se contribuye a un crecimiento saludable.

Por otro lado, diferentes estudios muestran cómo un mayor confort térmico en los hogares durante el invierno podría reducir la gravedad de las dolencias típicas en personas de la tercera edad, como la artrosis o los problemas respiratorios. El resfriado común, por ejemplo, se manifiesta tras un cambio brusco de la temperatura corporal, por lo que la permanencia en estancias cálidas contribuiría a la prevención de este tipo de enfermedades.

3. Amortiguadora de impactos: La madera como superficie destinada a la actividad deportiva posee un coeficiente de fricción adecuado y una capacidad de absorción de impactos ligeramente superior a otros materiales, por lo que caminar o practicar actividad física sobre suelos de este material reduce considerablemente el número de lesiones.

Esta propiedad queda demostrada en un estudio realizado con jugadoras de basquet durante el ejercicio sobre piso de madera. En la investigación se demuestra que el riesgo de lesiones disminuye considerablemente respecto de otro tipo de superficies. Otro ejemplo es el uso de la madera en deportes de impacto como el Crossfit, donde se utilizan paneles laminados en las paredes y por ejemplo para la construcción de los cajones para ejercitarse.

Es por esto que el número de fracturas en caídas sobre piso de madera es menor que en otros materiales, tal como evidencia una investigación realizada en centros geriátricos.

La previsión de instalación de pisos de madera en centros con riesgo de caídas contribuye a prevenir lesiones y fracturas que pueden acarrear graves consecuencias para la salud de las personas.

4. Creadora de confort subjetivo: La textura cálida y natural de la madera influye en el estado anímico de las personas.

Investigaciones realizadas muestran cómo la estimulación visual con madera produce en las personas una sensación de relajación que se somatiza en forma de disminución de la presión arterial y en la reducción de cuadros de depresión. Mientras que la prueba con otros materiales mostró resultados menos positivos. Esto se debe a que la madera crea atmósferas cálidas, naturales y confortables que contribuyen a mejorar el estado emocional de la gente.

Por todo esto, apostar al uso de la madera en la construcción y la decoración del hogar favorece no sólo la preservación del medio ambiente, sino que además tiene un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que lo habitan. Al ser un elemento natural, brinda una sensación de bienestar inmediata que se suma a las propiedades antes descriptas. Sin dudas más madera es igual a mayor calidad de vida.

Fuente: FAIMA

Deja un comentario