El futuro de los edificios: más eficiencia, mayor valor


  • La sostenibilidad en la construcción revaloriza hasta en un 20% los bienes inmuebles en España


Al igual que al comprar un vehículo nuevo es frecuente preguntar por su consumo, cada vez son más los propietarios que se preocupan por el gasto energético de una vivienda antes de adquirirla. El porqué de este interés es fácil de entender: cuanto más eficiente es una construcción, menor es su gasto energético. Si además cuenta con energías renovables, aún se reduce más el importe de los recibos a pagar a final de mes.


La delegación española de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (Fiabci) estima que los edificios más eficientes permiten un ahorro medio en el consumo de energía de hasta el 70% a partir de una inversión inicial aproximada de entre 20.000 y 40.000 euros. Este sobrecoste inicial puede amortizarse en un periodo de 10 años.


Vivienda


Con una inversión inicial de 20.000 a 40.000 euros se consigue un ahorro del 70% en energía


Pero más allá del ahorro en climatización, luz y agua, Fiabci España señala que este tipo de edificaciones “no son sólo un segmento al alza por motivos de eficiencia energética, sino que se consolidan cada día más como una opción ventajosa para la generación de negocio en el real estate español puesto que la construcción sostenible revaloriza hasta en un 20% los bienes inmuebles en España”. El presidente de la entidad, Ramón Riera, añade que “la sostenibilidad se ha convertido en un aspecto diferencial para algunas constructoras e inmobiliarias, incluso hay promotoras que hacen bandera de la sostenibilidad y compiten entre ellas para contar con los edificios más sostenibles”.


“La sostenibilidad se ha convertido en un argumento de venta cada vez más buscado y valorado por el comprador”, asegura Carles Rodríguez, director ejecutivo de la firma catalana especializada en reformas integrales Global Projects. Rodríguez afirma que “la oferta es cada vez mayor” y que “el 70% de las promociones de viviendas plurifamiliares ya van más allá de lo que exige la normativa”. “En viviendas unifamiliares, prácticamente todos los compradores demandan construcciones sostenibles”, añade el directivo de Global Projects.



La mayor parte de las edificaciones conocidas como sostenibles se encuentran en Madrid y Barcelona, según Fiabci España, pero poco a poco se van extendiendo por todo el país. Su implantación ha sido lenta. El certificado energético, obligatorio desde el 1 de noviembre del 2007 para los edificios de nueva construcción y desde el 1 de junio del 2013 para los ya existentes que se alquilen o se vendan, fue visto como una mera obligación al inicio.


“No fue hasta hace cinco años que los compradores empezaron a preguntar por la eficiencia de las construcciones”, señala Rodríguez. Riera lo confirma y asegura que el cliente “cada vez se fija más en el certificado energético” y añade que “el consumidor lo que busca es calidad y no le importa tener que pagar un poco más por ello”.


Impacto


El 40% de las emisiones de CO2 son responsabilidad del sector de la edificación


A partir del 31 de diciembre del 2020, todos los inmuebles nuevos deben tener un consumo de energía casi nulo, según una directiva europea. Los edificios de consumo de energía casi nulo se caracterizan por una eficiencia energética muy alta que les permite tener una casi nula o muy baja demanda energética (de aquí su nombre), que es suplida por fuentes renovables. En concreto, este tipo de construcción consume entre un 70% y un 80% menos que un inmueble que cumple con el código técnico de la edificación (CTE).


El sector de la edificación es responsable del 40% de las emisiones de COa la atmósfera y si se suman las emisiones de las fases de construcción, uso y demolición, el porcentaje sube a más del 50%.


Fuente: https://www.lavanguardia.com